Casi llego a punta del este pero a mi tío se le recalentó el radiador del Dodge 1500 naranja que tenía cruzando un puente en Piriapolis.

Es increíble la fascinación que tenemos por aquí por la moneda estadounidense, podría entenderlo desde el punto de vista de alguien que lo necesita para viajar (ya que si ofreces pesos por dólares fuera de Argentina te mandarían a una casa de venta de estampillas postales) o mismo desde la necesidad, extremadamente contradictoria por parte del gobierno y sus medidas restrictivas, para comprar una propiedad ya que nadie acepta pesos en una transacción inmobiliaria.

¿Ahora bien hay algo más?

Yo sospecho que vivimos en un país tan inestable económicamente, con bonanzas que duran una década y crisis que duran la siguiente, con devaluaciones de la moneda tan brutales y picos inflacionarios tan galopantes que el argentino medio a puesto en el altar al dólar como un símbolo de estabilidad, de seguridad financiera, esa que no podemos encontrar en la moneda nacional, ni en nuestra economía.

Recordé esto leyendo una pequeña nota en Clarín (el gran cipayo argentino) y debido a eso vine a parar, de una forma u otra a la reflexión anterior.

La nota se titula:

AHORRAR DOLARES EN EL EXTERIOR, UNA PASION NACIONAL Los argentinos toman recaudos para ocultar a la AFIP fondos en Uruguay

Lo curioso es que en la misma nota, además de informar, la redactora del artículo, Marcela PAGANO (que apropiado apellido) nos tira un tip para invertir en mi paisito y salir airosos del fisco argentino.

Pese a la incertidumbre inicial, el acuerdo no alarmó a los uruguayos. Es que, conocedores de sus propias leyes, los empresarios de este país comenzaron a ofrecer alternativas para que los argentinos puedan seguir invirtiendo sin dejar rastros de su patrimonio. Desde las inmobiliarias, sugieren al comprador que en vez de poner el bien a nombre de una persona física, constituyan sociedades en Panamá. Esta alternativa, moneda común en grandes inversores, ya la usan ahorristas de clase media.

¡Grande Uruguay! que no ni no, si somos así de macanudos los orientales.

Para finalizar me pregunto, ahora mirándola bien a la foto que ilustra esta reflexión; ¿habrá sido sacada en Punta del Este o en realidad es la costa Panameña y  quieren darnos algún tipo de mensaje subliminal?

ÑAM FRI FRUFI FALI FRU

Fuentes:  http://www.ieco.clarin.com/economia/argentinos-recaudos-ocultar-AFIP-Uruguay_0_699530122.html