Que lindo ver a un pueblo detrás de 11 almas, esperando el momento para estallar de alegría contenida durante décadas. Que emocionante tantos cambios de escenarios, perder, ganar, ir adelante y luego caerte para después reponerte y obtener lo que buscabas. De eso se trata la vida y de eso mismo se trata el futbol, emociona ver una definición así, ahí ya no importan los millones que se pagan ni la plata de algún árabe, son 22 tipos matandose porque la pelota toque la red. Festejen, copen el campo, ya no importan los modales, ya nada importa.

Gracias Fútbol, gracias otra vez.